Zico y Sócrates en 5 partidos

No Comments

En el deporte rey, no siempre el mejor equipo logra alcanzar la gloria. Hay  varios ejemplos como la Hungría de Puskas, la Naranja Mecánica de Cruyff o la talentosa Brasil de 1982 que hoy nos ocupa. Esta constelación de estrellas quedará para siempre en el ideario popular como uno de los mejores equipos de la historia del fútbol, entre los que destacaban cinco jugadores que muchos todavía son capaces de recitar de memoria: Eder, Falcao, Cerezo, Sócrates y Zico. Estos dos últimos eran las principales referencias del equipo y quizás su reconocimiento en el mundo del fútbol no haga justicia para la calidad que atesoraban, probablemente debido a que prefirieron desarrollar la mayoría de su carrera en la competición brasileña quedando lejos de los focos del fútbol europeo.

Zico, conocido como “el Pelé blanco”, era un mediapunta bajito con una rapidez mental fuera de lo normal. Goleador y asistente a partes iguales, era capaz de adelantarse a la jugada como solo los más grandes saben hacer. La irrupción de Diego Armando Maradona a comienzos de los años 80 eclipsó al que estaba destinado a ser el mejor jugador de la década. Tras apenas dos años en Italia donde demostró su olfato goleador, prefirió volver a Brasil donde continuaría haciendo historia. En el ocaso de su carrera se mudó a Japón donde triunfó tanto en el césped como en el banquillo, llegando a ser el seleccionador nacional nipón.

Sócrates era todo lo contrario, un mediocampista muy espigado que superaba el 1.90, pero apenas tenía un 37 de talla de pie, lo que le hacía tener un control espectacular del balón. Ídolo del Corinthians, donde disfrutó de sus mejores años, también intentó la aventura europea pero desistió tras una temporada declarando que “hay cosas más importantes en la vida que el fútbol”. El Doctor, como se le conoce desde que se sacó el título de medicina en 1977, era un hombre muy culto y comprometido con las causas sociales, llegando incluso a liderar la Democracia corintiana, un movimiento que pretendía conseguir la autogestión en el deporte. Para conocer un poco más de sus vivencias políticas recomendamos leer el capítulo dedicado a él en el exitoso libro “Futbolistas de izquierdas” del escritor Quique Peinado, donde además es la imagen de portada del mismo.

Zico y Sócrates fueron compañeros durante gran parte de su carrera, sobre todo en la selección pero también en el Flamengo, así como rivales. Nos gustaría dar a conocer a estos dos genios en 5 partidos que resumen una trayectoria no del todo exitosa en cuanto a títulos, pero que dejó huella en toda una generación de futboleros.

Brasil – Paraguay (Amistoso 1979)

A finales de los años 70 la selección brasileña jugó varios partidos amistosos donde demostró todo su potencial tras el decepcionante Mundial 78 en el que sus rivales argentinos se alzaron con el título. Uruguay, Paraguay e incluso el Ajax holandés fueron algunas de las víctimas de estas exhibiciones que servían de calentamiento para la Copa América de 1979 donde la canarinha buscaba un título que llevaba tres décadas sin conseguir. En semifinales del torneo continental se encontraría con la Paraguay a la que pocos meses antes había goleado en un partido de preparación, por lo que todo estaba de cara para alcanzar la final. Sin embargo, la calidad verdeamarelha se vio superada por la garra de los guaraníes que supieron mantener la ventaja de la ida en la vuelta en un repleto Maracaná. 4 años después, los brasileños llegaron a la final pero también se quedaron sin una Copa América que se les resistió a esta hornada de cracks.

En el amistoso entre Brasil y Paraguay, los locales mostraron todas las armas de un 11 diseñado para hacer historia. Zico sacó todo su olfato goleador para marcar un hattrick, culminado con un tanto espectacular que cerraba la goleada. El tercer gol, obra de Nilton Batata a pase de Sócrates, es también una verdadera obra de arte. La quinta de Zico ya iba cogiendo forma en 1979 con el Mundial de España en el horizonte…

Consejo Footballia: Recomendamos ver el partido de vuelta entre Brasil y Paraguay de la Copa América 1979. En él se ve perfectamente la fragilidad defensiva de los brasileños en los dos goles guaraníes.

Brasil – Argentina (Segunda fase Mundial 1982)

Sarriá acogía este grupo de la segunda fase del Mundial que contaba con tres equipos del que solo uno pasaría a las semifinales. Las dudas de Argentina e Italia en la primera fase, sobre todo de la escuadra azzurra que empató los tres encuentros, provocaron este grupo de la muerte en el que se cruzaban tres campeones del mundo. En el primer choque los italianos consiguieron vencer al equipo de Menotti, dejando a la albiceleste contra las cuerdas y con la obligación de ganar a Brasil para no quedar eliminada del torneo. Argentina contaba en su once inicial con 8 jugadores de los que levantaron la Copa Jules Rimet en el Monumental 4 años antes, a los que se le añadía Diego Armando Maradona que acababa de fichar por el Barcelona. La canarinha llegaba lanzada con una primera fase impoluta en la que venció sin problemas en los tres partidos disputados y con su quinteto de oro compuesto por Cerezo, Eder, Falcao, Sócrates y Zico en plena forma.

Los albicelestes salieron valientes con la defensa muy adelantada, conscientes de que solo les valía la victoria. El conocido como achique de espacios de Menotti buscaba dejar a los rivales en fuera de juego. La táctica surtía efecto hasta que en el minuto 11 un cañonazo de Eder dio en el larguero y Zico fue el más listo al rechace para abrir el marcador y alejar a los argentinos de su objetivo. Tras el gol, los brasileños supieron aprovechar los espacios detrás de la zaga creando las mejores ocasiones en busca de la sentencia. Kempes se quedaba como delantero de referencia mientras que Maradona bajaba a buscar el balón, ya que todavía no tenía el peso específico en el equipo del que disfrutaría 4 años después. Los brasileños tocaban tranquilos, cambiando de velocidad para sorprender a la zaga argentina, algo que lograron de la mano de Falcao que tuvo dos claras ocasiones que no pudo materializar.

El capitán Passarela lo intentó tras rematar un córner, pero los albicelestes apenas llegaban al área de Waldir Peres. Menotti sorprendió quitando del campo al matador Kempes, que aunque no tuvo su mejor día seguía siendo un peligro en el área, para dar entrada a Ramón Diaz. Este cambio sirvió para que Maradona cogiera el mando de su      equipo. El 10, que acababa de ser el fichaje más caro de la historia, se movía entre líneas dificultando el trabajo de la defensa brasileña hasta provocar un claro penalti que el árbitro no vio. Cuando Argentina mejor lo estaba haciendo llegó la jugada que definió el partido tras una gran triangulación de la verdeamarelha. Un centro de Falcao acabó en un remate de Serginho que sentenciaría el partido. El tosco delantero brasileño era la nota discordante de un equipo de ensueño, pero lo que no se le podía negar era su implicación y su olfato goleador.

La canarinha comenzó a manejar los tiempos del partido,  sabiendas de que su rival había bajado los brazos sin ofrecer ningún tipo de respuesta. El gol de Junior fue una consecuencia lógica de un encuentro que ya apenas tenía historia. La impotencia de los argentinos llegó a su máxima expresión con el patadón que propinó Maradona que acabó en una justa expulsión poco antes de que Ramón Diaz marcara el gol del honor en los últimos minutos. Brasil e Italia se jugarían el pase a las semifinales en un partido a vida o muerte en el que a priori los de Tele Santana eran favoritos. Nadie se imaginaba en aquellos momentos la tarde mágica de Paolo Rossi que lo subiría a los altares del fútbol mundial…

Flamengo – Corinthians (Campeonato Brasileiro 1983)

En 1983 el Flamengo obtuvo su segundo Campeonato Brasileiro consecutivo. Zico colaboró con 17 goles. El Corinthians sin embargo hizo una temporada bastante discreta, pero Sócrates dio la cara aportando 15 tantos para los suyos. Esta diferencia entre ambos equipos quedó claramente reflejaba en este choque en el que se enfrentaron. Maracaná fue testigo de una victoria incontestable del Fla que venció por un contundente 5-1.

Zico marcó los dos primeros goles de un partido, que quedó visto para sentencia en el descanso. La segunda parte fue un recital de los rojinegros que continuaron con su vendaval goleador hasta conseguir la manita. El gol del honor de Sócrates no eclipsó la superioridad de los locales durante los 90 minutos, en un encuentro en el que destacaron Adilio y Élder, entre otros.

Consejo Footballia: El gol de Sócrates en el minuto 79 plasma todas las características del espigado mediocentro en una sola jugada. Elegancia, toque, llegada desde atrás y buen disparo.

Udinese – Napoli (Temporada 1984 – 1985)

Tanto Zico como Sócrates probaron suerte en Europa, pero ambos acabaron volviendo a Brasil tras no adaptarse al fútbol como sobre todo a la vida en el viejo continente. El Udinese y la Fiorentina fueron los destinos de ambos jugadores, que coincidieron en Italia durante la temporada 84-85 antes de hacer las maletas de vuelta a Sudamérica. Zico tuvo un gran primer año en Udine, quedándose como el segundo capocannoniere de la Serie A a solo un gol del francés Platini. En su segunda temporada, las lesiones y los problemas fuera del césped acabaron con su aventura europea, dejando aun así un gran recuerdo en la afición del Udinese. Su compañero Sócrates aún aguantó menos. Un solo año en la Fiorentina, donde disputó 25 partidos, fue suficiente para darse cuenta de que su futuro no estaba en Europa.

En este partido de la segunda temporada de Zico en Italia, el Udinese se medía al Napoli de un recién llegado Maradona. Ambos equipos acabaron el Scudetto muy lejos de las primeras posiciones de la tabla, que serían para el campeón Hellas Verona, secundado por el Torino y el Inter de Milán. Aun así es un choque muy interesante para ver en acción a dos de los mejores jugadores de los años 80. El encuentro acabó en empate a 2, pero dejó a Maradona como el ganador del duelo particular entre ambos tras anotar los dos goles de su equipo.

Consejo Footballia: Ver el primer tanto de Maradona en una falta que quitó las telarañas de la escuadra. ¡Golazo!

Flamengo – Fluminense (Campeonato Carioca 1986)

Tras volver de Europa, Sócrates y Zico coincidieron en el Flamengo. En el club rojinegro ambos lograron el Campeonato Carioca de 1986. Tras convertirse en una leyenda del Corinthians, Sócrates decidió cambiar Sao Paulo por Rio de Janeiro en una plantilla en la que coincidía aparte de con su amigo Zico, con un joven Bebeto que con 22 años daba sus primeros pasos en en el primer nivel brasileño antes de hacer historia tanto en el fútbol español como en la selección canarinha.

El choque entre Flamengo y Fluminenses se decidió en los 20 minutos finales tras llegar con empate a 1. Zico logró un nuevo hattrick, siendo el maestro perfecto para Bebeto al que cedería el testigo de la delantera del Fla. EL futuro jugador del Deportivo completó la goleada con un gran disparo imparable para Paulo Vitor. Como curiosidad, decir que en el Fluminense jugaba el paraguayo Romerito, la bestia negra de los brasileños en la Copa América 1979. Al menos Sócrates y Zico pudieron disfrutar de una pequeña revancha.

Consejo Footballia: Tres años después, Zico se despediría del Flamengo en otro duelo Fla – Flu que por supuesto también se puede disfrutar en Footballia. El Pelé blanco se despidió a lo grande, marcando un tanto en una goleada que pasaría a la historia del conjunto brasileño.

Quiero morir en domingo y con Corinthians campeón

Estas palabras de Sócrates en una entrevista en 1983 se cumplieron 28 años después cuando la leyenda brasileña perdió la vida el 4 de diciembre de 2011. Tras una carrera marcada por el tabaco y el alcohol, una intoxicación que afectó a su familia se le complicó hasta el punto de acabar con su vida. Aquella misma tarde el Corinthians saltaba al césped en busca de un título que homenajeara al gran ídolo local. En el minuto de silencio 50.000 personas y todos los jugadores pusieron el puño en alto para recordar a un idealista que celebraba los goles con este gesto de protesta contra la dictadura que asoló Brasil durante dos décadas. Dos horas después el Timao levantaba el título más amargo de su historia, cumpliendo así el sueño de “El Doctor”, morir en domingo con su Corinthians campeón.

 

 

 

More from our blog

See all posts