«El fútbol es un deporte de once contra once en el que siempre gana Alemania». Esta frase de Gary Lineker en 1990 comenzó a forjarse dos décadas antes cuando una generación de jóvenes alemanes llevaron a la gloria tanto al combinado nacional como al Bayern de Munich, que se erigió en el dominador del continente a mediados de los 70. Este grupo de jugadores contaba con talentos de la talla del guardameta Maier, Schwarzenbeck, Breitner o Hoeness. Pero por encima de todos ellos dos Balones de Oro capaces de marcar la diferencia en ambas porterías: El líbero Beckenbauer y el goleador Müller.

Hoy nos centramos en la figura de uno de los mejores delanteros centros de todos los tiempos, Gerd Müller. A día de hoy y con las nuevas tendencias futbolísticas, basadas más en los mediapuntas y los falsos 9, quedan pocos jugadores como Torpedo, un tiburón del área con la única obsesión del gol entre ceja y ceja. Esta mentalidad le llevó a superar todos los records goleadores del momento llegando a ser 7 veces máximo goleador de la Bundesliga y 4 de la Copa de Europa, así como del Mundial 1970. Además contaba con los títulos honoríficos de máximo goleador de un club de las grandes Ligas y de tantos en un año natural, que pervivieron hasta que un animal como Leo Messi los superó, algo que ayudó a poner en valor la gran carrera deportiva del Bombardero alemán.

En Footballia nos gustaría resumir en 5 partidos una carrera llena de éxitos tanto a nivel de clubes con el Bayern de Munich (8 títulos nacionales y 5 internacionales), así como con la Mannschaft donde ganó de manera consecutiva la Eurocopa 1972 y el Mundial 1974, éste en su propio país.

Bayern de Munich – Schalke 04 (Final de Copa Alemana 1969)

El delantero bávaro había colaborado en las Deutsche Pokal del 66 y el 67, pero no fue hasta 1969 cuando el Bayern consiguió un doblete de Liga y Copa con el que lograban su primera Bundesliga desde la fundación de la misma 6 años antes. El equipo comenzaba a forjar una estructura que les llevaría a ser los grandes dominadores del continente durante los próximos años apoyados en Maier, Beckenbauer o Schwarzenbeck. Para muestra, en la final de Copa de 1969 solo uno de los jugadores superaba la treintena, demostrando el futuro de una plantilla diseñada para triunfar.

En el partido en sí, el olfato goleador de Müller fue suficiente para alzarse con el ansiado doblete. Sus dos tantos fueron muy similares, remates imparables con la izquierda que dejaban a las claras que los Torpedos eran igual de eficientes con las dos piernas. El golazo de Pohlschmidt desde fuera del área no sirvió para que los de Gelsenkirchen pudieran igualar la contienda y el título viajó a Baviera.

Consejo Footballia: El detallito de clase de Beckenbauer al comienzo de la jugada del segundo gol no tiene desperdicio.

Alemania – URSS (Final Eurocopa 1972)

Torpedo Müller junto a sus compañeros han formado parte de varios de los mejores partidos de la historia de los Mundiales. Entre ellos, la mítica semifinal de México 70 donde Beckenbauer jugó la prórroga en cabestrillo o la final de 1974 que dejó a la Naranja Mecánica de Cruyff sin un título probablemente merecido. Sin embargo, hoy queremos detenernos en la primera Eurocopa de Alemania, donde los teutones aplastaron a la Unión Soviética con una selección que fue capaz de unir a las estrellas del Bayern con las del Gladbach (Heynckes, Netzer…). Estos dos equipos de leyenda se repartirían los títulos domésticos durante la década de los 70.

El primer gol de Alemania resume a la perfección la estrategia de este equipo. Salida de balón de Beckenbauer desde atrás, disparos desde lejos, en este caso de Netzer y Heynckes y con un Torpedo Müller a la espera de cualquier rechace para dejar el esférico en la red. Los tres tantos muestran la velocidad de conducción y de pensamiento de una Mannschaft que parecía invencible y que iba directa a su próximo objetivo, el Mundial 74 donde serían anfitriones.

Consejo Footballia: Ver los tantos de la semifinal de la Euro contra Bélgica, con un doblete de un Torpedo Müller que tenía un idilio eterno con el gol.

Bayern de Munich – Atlético de Madrid (Final Copa de Europa 1973 – 1974 REPLAY)

Tras tres años a la sombra del todopoderoso Ajax, el Bayern de Munich alcanzaba su primera final de Copa de Europa contra el Atlético de Madrid. En un partido muy emocionante que llegó 0-0 al final de los 90 minutos, el tiempo extra nos dejó un golazo de falta de Luis Aragonés, que a punto estuvo de llevar el título a España, pero en el último suspiro Schwarzenbeck marcaba el empate que mandaba el partido al Replay, ya que todavía no se había instaurado la tanda de penaltis.

Apenas 2 días después del primer partido, el Estadio de Heysel volvía a acoger a los dos finalistas en un partido donde la psicología jugaría un papel esencial para dirimir quién se alzaría con su primera Copa de Europa. El conjunto rojiblanco tenía una gran plantilla con grandes ídolos del Calderón como Reina, Aragonés, Adelardo o Gárate. Enfrente la maquinaria alemana a la que se sumaban los escandinavos Hansen y Torstensson. Ambos equipos comenzaron el partido con mucho respeto, conscientes de lo que se jugaban. Los alemanes avisaron primero de la mano de Hoeness y Müller, que eran una auténtica pesadilla para la retaguardia colchonera. El intercambio de golpes parecía que beneficiaba a los bávaros que contaban con más pólvora en ataque y así llegó el primer tanto del propio Hoeness tras un caño a Reina. La tensión con la que competían los alemanes a punto estuvo de jugarle una mala pasada a Müller al que le perdonaron una posible segunda amarilla.

En la segunda parte la banda izquierda del Bayern era una autopista en la que Breitner, Zogel, incluso Kapellmann campaban a sus anchas. Las ocasiones se repetían y era cuestión de tiempo que el marcador se ampliara. Una nueva acción por el flanco izquierdo acabó en un centro al segundo palo, que Torpedo no desperdició tras un gran control. 2-0 y todo se ponía cuesta arriba para un Atlético que aun así no le perdía la cara al partido e intentaba recortar distancias. Una gran jugada de los madrileños acabó en un penalti clarísimo de Maier que el árbitro no señaló. La única explicación es que dejara ley de la ventaja porque el guardameta arrolla al delantero de manera muy clara. Cuando mejor estaban los rojiblancos, Müller no tuvo piedad y realizó una vaselina perfecta que demostraba que aparte de su contundencia goleadora también podía regalarnos detalles de calidad. Los alemanes jugaban con una marcha más, sobre todo Hoeness, que superó a la defensa colchonera en velocidad para marcar el definitivo 4-0.

El sueño de la Copa de Europa se acabó para los rojiblancos que tendrían la oportunidad de resarcirse en la Intercontinental ante el Independiente de Avellaneda tras renunciar el Bayern a la competición. Por otro lado, los alemanes lograban su primera Copa de Europa y comenzaban un idilio con esta competición en la que obtendrían hasta tres títulos consecutivos venciendo en los años posteriores al Leeds United y al St. Etienne francés.

Bayern de Munich – Borussia Mönchengladbach (Temporada 1975 – 1976)

La década de los 70 nos regaló una histórica rivalidad en la Bundesliga entre el Bayern de Munich y el Borussia Mönchengladbach. Los  tres triunfos consecutivos de los bávaros en la Copa de Europa eclipsaron sus dificultades en la competición doméstica contra un equipo que fue capaz de lograr 5 títulos de Liga entre 1970 y 1977 por solo 3 de los muniqueses. De hecho el Bayern solo pudo lograr el doblete de Liga y Champions en el año 74, que junto al Mundial completaría una temporada inolvidable para los Müller, Beckenbauer y compañía.

Esta temporada el Bayern ya contaba en sus filas con un joven Karl-Heinz Rummenigge, que posteriormente se convertiría en el digno sucesor de la generación del 74. El Gladbach de Vogts, Heynckes, Stielike o el futuro Balón de Oro Simonsen era el actual campeón de la Liga alemana y llegaba al Olympiastadion con la intención de dar un golpe en la mesa. Estaban dirigidos por Udo Lattek, casualmente el entrenador que llevó al Bayern a su primera Copa de Europa. Sin embargo, los bávaros sacaron todo su orgullo y al menos durante aquellos 90 minutos demostraron que todavía seguían siendo capaces de comportarse como una máquina perfectamente engrasada. Un 4-0, don doblete de Hoeness, que finalmente no fue suficiente para arrebatar la Bundesliga a un imparable Gladbach. Los de Munich se tuvieron que «conformar» aquella temporada con su tercera Copa de Europa consecutiva, que tampoco suena nada mal.

Consejo Footballia: No perderse el jugadón en el tercer gol con llegada desde atrás de Hoeness.

Ajax – Bayern de Munich (Amistoso 1978)

La rivalidad entre Bayern y Ajax, Alemania y Holanda, fue una constante durante la década de los 70. De 1971 a 1976 las seis Copas de Europa se repartieron entre ambos conjuntos, con tres consecutivas de los tulipanes que fueron respondidas inmediatamente por los teutones. La final del Mundial 74 se podría considerar el desempate de esta confrontación aunque lo cierto es que la Mannschaft se llevó el título pero la Naranja Mecánica recibió todos los piropos del planeta fútbol. Así que con estos antecedentes se llegó al partido homenaje a Johan Cruyff en el Olympisch Stadion de Amsterdam donde se decidió invitar a un Bayern de Munich que acudió con todas sus estrellas de la época.

Los locales jugaban el partido como lo que era, un amistoso para homenajear a una leyenda, pero los alemanes, fríos como un témpano, salieron con la intención de avasallar a su rival desde el comienzo. Por esto no es de extrañar que el choque concluyera con un escandaloso 0-8 que dejaba muy claro que los bávaros no tenían ninguna intención de regalar una tarde plácida al bueno de Johan. Un resultado muy diferente al vivido en 1973 en el mismo estadio cuando los holandeses vencieron por 4-0 en los cuartos de final de lo que a la postre sería su tercera Copa de Europa consecutiva. Quizás aquel trágico partido vino a la cabeza de los alemanes que quisieron olvidar sus fantasmas con una goleada en el homenaje menos cariñoso que se recuerda.

Consejo Footballia: El homenaje a Cruyff antes del partido en el que nadie imaginaba el repaso que le darían al Ajax en el césped.

(Visited 84 times, 1 visits today)