En vísperas del Mundial 2018 la selección Argentina necesita de un 9 que sea el complemento perfecto para Leo Messi, descargando a La Pulga de la responsabilidad de marcar goles. Hay candidatos con una carrera muy dilatada en Europa como Agüero, Higuaín, Icardi o Dybala, pero los amantes de la Liga Argentina tienen muy claro quién no puede faltar en la lista de 23 de Sampaoli. Hablamos del joven jugador de Racing Lautaro Martínez, que desde que debutó en la Primera División en 2015, sustituyendo al ídolo local Diego Milito, no ha parado de crecer como jugador hasta convertirse en la estrella del club de Avellaneda.

El Toro, como se le conoce por su físico corpulento, cayó de pie en Racing. Su primer gol fue en un amistoso contra el archienemigo Independiente, lo que le hizo ganar muchos puntos ante la afición albiceleste. Desde entonces Lautaro ha sido fiel a su cita con el gol, especialmente en esta última campaña donde ya supera la decena de tantos en todas las competiciones. Su irrupción en el fútbol argentino no ha pasado desapercibida para los grandes clubes del viejo continente que han estado peleando desde hace tiempo por hacerse con sus servicios. El Atlético de Madrid y el Inter de Milán han sido los conjuntos más interesados pero parece que los italianos se han llevado el gato al agua y que Martínez jugará en San Siro durante los próximos años.

En Footballia pudimos disfrutar de su debut en la Libertadores 2017 – 2018. Un comienzo muy prometedor en El Cilindro donde vencieron con holgura a los brasileños del Cruzeiro con hattrick de Lautaro incluido.

Racing de Avellaneda – Cruzeiro (Primera Fase Copa Libertadores 2017 – 2018)

«Estamos en presencia de alguien diferente. Lautaro es la joya del fútbol argentino, es maravilloso que alguien tenga la exigencia que tiene el siendo tan jovencito. Me gusta su criterio, su madurez y su serenidad. No le encuentro un parecido a nadie. Como aparición es lo más parecido a Agüero en el fútbol argentino. Es la frutilla del postre de todos los jugadores que viene sacando Racing». Así se expresaba Francella tras el encuentro ante Cruzeiro. El actor argentino es uno de los mayores fans del club de Avellaneda y es habitual verlo en las gradas del Cilindro celebrando las victorias de los suyos y sufriendo con las derrotas. Como dijo su personaje Espósito en El secreto de sus ojos: “Un tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios… pero hay una cosa que no puede cambiar… no puede cambiar de pasión.”

Llegaba Cruzeiro a Avellaneda con un equipo muy competitivo en el que destacaba el experimentado delantero Fred, que jugó durante varias temporadas en el Olympique de Lyon. Sin embargo, el brasileño se lesionó a los 5 minutos y tuvo que ser sustituido por otro futbolista que hizo sus pinitos en Europa, el ex bético Rafael Sobis. Los visitantes comenzaron el choque mejor posicionados acechando la portería de Musso, pero Lautaro pegó primero. Un balón parado fue enviado a la red por el delantero de Racing, marcando así el primer gol del año en Libertadores para la Academia. Martínez jugaba de referencia ofensiva, intentando aguantar el balón y salir en velocidad, pero con un plus de sacrificio defensivo muy interesante para su equipo. Tras una pérdida en mitad de cancha del propio Lautaro, el uruguayo De Arrascaeta puso el empate completando una gran combinación de Cruzeiro. Vuelta a empezar.

Cuando el primer tiempo ya languidecía, una jugada ensayada a lanzamiento de falta de Racing se quedó a medias, pero Lautaro dentro del área demostró ser un cazagoles para marcar un tanto de los llamado psicológicos. Un minuto antes Cruzeiro tuvo un larguero que podía haber cambiado el sino del encuentro, pero aquella era la noche del Toro que en la segunda mitad completaría su hattrick tras un córner. Tres goles a balón parado que demostraban el estado de gracia del delantero argentino. En la jugada anterior, el delantero visitante Rafinha la mandó nuevamente al larguero, perdonando el empate y dejando claro que la suerte no estaba del lado brasileño.

El Cilindro botaba sin parar, confiando en hacer una buena temporada liderados por su delantero de referencia. Tras anotar un gol más cada equipo para el 4-2 definitivo, Lautaro fue cambiado con una atronadora ovación de su afición. El 10 jugó un partidazo generando ocasiones, ayudando a los suyos en la presión y sacrificándose en tareas defensivas. Si a ésto le sumamos los tres goles, la respuesta de la grada está más que justificada. En Avellaneda esperan que Martínez pueda concluir su etapa en La Academia logrando un título que le aúpe al Olimpo racinguista con jugadores de la talla de Corbatta, Perfumo o Milito.

(Visited 43 times, 1 visits today)