Justin Kluivert es a sus 18 años uno de los jugadores más prometedores de la cantera del Ajax. El hijo de Patrick debutó en la Eredivisie en enero de 2017 y dos meses después marcaba su primer gol en el empate a uno contra el Excelsior. Su segunda temporada en la Primera División holandesa está siendo la de su consagración y aunque tiene los mimbres para convertirse en una estrella mundial, todavía le falta cierta regularidad para conseguirlo. Ya son muchas las voces en el fútbol holandés que confían en que Justin pueda llegar a ser mejor jugador que su padre pero  no es momento de meterle demasiada presión. Hay que ser consciente de que le queda mucho que demostrar para superar a la leyenda Orange, autor de gol que dio la última Champions League al Ajax.

El pasado 26 de noviembre de 2017 el joven Justin protagonizó una proeza que ni su padre fue capaz de conseguir en el conjunto ajacied, anotando un hattrick en la Eredivise para vencer al Roda por un contundente 5-1. En la capital holandesa ya se frotan las manos con la nueva generación de los Kluivert que promete muchas alegrías a los aficionados del Amsterdam Arena.

Ajax – Roda  (Liga holandesa 2017 – 2018)

En la jornada 13 de la Eredivisie se enfrentaban el Ajax de Amsterdam que venía de vencer 0-8 en el estadio del Nac Breda contra el Roda JC Kerkrade, el colista de la competición. La distancia entre ambos en la clasificación invitaba a pensar en un partido de trámite en el Amsterdam Arena, que acabaría en previsible goleada. Los locales debían vencer para mantener la segunda posición que les permitiera seguir la estela del intratable líder, PSV, que hasta ese momento estaba haciendo una temporada para enmarcar.

Con varios titulares lesionados, entre ellos el ariete Hunteaar, el Ajax comenzó el partido con 8 jugadores de menos de 22 años, demostrando que la cantera tulipán sigue en plena forma. Un 4-3-3 clásico de la escuela holandesa con Kluivert y Neres en los extremos acompañados del delantero Dolberg. En la sala de máquinas el egipcio Ziyech y el veterano Schöne buscaban enlazar con la tripleta de ataque. Sin embargo, este arsenal ofensivo no impresionó al Roda que salió sin complejos liderados por Ndenge y el sueco Gustafsson, un zurdito con mucha clase al que habrá que seguirle la pista.

A los locales les costaba crear juego y solo los dos extremos, Kluivert y Neres, eran capaces de crear peligro en los 1 contra 1, jugando ambos a pierna cambiada con un gran descaro y decisión. Entre ambos se repartían las primeras ocasiones de peligro alternando centros y remates entre ellos, pero ninguno de los dos estuvo afortunado de cara a puerta. El medio campo estaba desaparecido y el delantero danés Dolberg seguía en su mala racha de juego que le llevaba acompañando toda la temporada. Los aficionados del Amsterdam Arena comenzaban a impacientarse, sonando los primeros silbidos de la tarde, lo que hizo dar un paso adelante al equipo visitante que cada vez se sentía más cómodo. Y en estas llegó el primer gol de la tarde, un centro del Roda a balón parado que los locales, muy blanditos, no supieron despejar y acabó con un remate en el área pequeña que superó al guardameta camerunés Onana. Pocos minutos después otra ocasión del colista fue la gota que colmó el vaso para que los pitidos se volvieran mucho más intensos. Pero a pocos segundos del final de la primera parte, otra jugada magistral del joven Kluivert acabó en las mallas tras un certero tiro cruzado, siendo su primer gol en toda la temporada. El joven canterano sacaba las castañas del fuego a los suyos que llegaban al descanso con vida tras marcar un gol de los que se suelen considerar «psicológicos».

En el descanso el entrenador Keizer decidió arriesgar comenzando el segundo tiempo con un 3-4-3 sacando a De Jong en el medio y liberando a Ziyech, el cerebro del equipo, de tareas defensivas. El cambio táctico surtió efecto y el centrocampista egipcio comenzó a llevar la manija del conjunto ajacied como de costumbre. Los locales dejaron la relajación en el vestuario y desde el primer momento buscaron la meta rival. El Roda se vio desbordado ante el vendaval de fútbol de su rival y los goles solo eran cuestión de tiempo. En los minutos 59 y 60, Dolberg y de nuevo Kluivert con un latigazo desde fuera del área sentenciaron el choque. En la última media hora los visitantes sacaron la bandera blanca, pero el Ajax buscaba resarcirse ante su afición después de un deplorable primer tiempo. Van de Beek hacía el 4-1 con un impresionante disparo tras una llegada desde atrás y a falta de 5 minutos para el final, Justin Kluivert cerraba un partido de ensueño con el primer hattrick de su carrera. Keizer decidió cambiarle y todo el estadio le regaló una atronadora ovación reservada a los cracks del histórico conjunto holandés.

Con 18 años, Justin todavía tiene mucho margen de mejora, pero si es capaz de jugar de manera regular al nivel de este partido llegará a ser un jugador de clase mundial. Velocidad, desborde y descaro le sobran, tres ingredientes indispensables para triunfar en el Amsterdam Arena antes de mudarse a uno de los grandes clubes de Europa. ¿Tendremos a un nuevo Kluivert triunfando en el Camp Nou? Solo el tiempo lo dirá…

(Visited 36 times, 1 visits today)