Enzo Francescoli es considerado el mejor jugador uruguayo de todos los tiempos. Con una carrera llena de éxitos tanto a nivel de clubes como de selección, el Príncipe quedará siempre en el recuerdo como uno de los futbolistas más talentosos y elegantes de la historia. River Plate fue el equipo de sus amores y donde logró sus principales títulos, pero en su periplo europeo por Francia e Italia también dejó huella, especialmente en Marsella, donde en apenas un año encandiló a los aficionados del Velodrome, entre ellos a una joven promesa de origen argelino…

Zinedine Zidane, se aficionó al fútbol disfrutando de la magia del 10 del Olympique de Marsella durante la temporada 89/90, hasta el punto de llamar a su hijo Enzo en honor a su ídolo de juventud. En la final de la Copa Libertadores de 1996 ambos pudieron encontrarse en el césped en un partido muy emotivo que acabó con la victoria del aprendiz ante el maestro. Contaba Francescoli que su su hijo Marco admiraba muchísimo a Zizou y que al conocerle le preguntó que cómo hacía para controlar así la pelota, y el francés le respondió “Pregúntale a tu viejo, yo lo aprendí de él”.

URUGUAY – BRASIL (Ida Final Copa América 1983)

Enzo ganó la Copa América tres veces durante su carrera (83, 87 y 95). La selección uruguaya tenía grandes rivales durante aquellos años como la Brasil de Zico o la Argentina de Maradona, pero liderados por el Príncipe vivieron una década dorada a nivel continental que desafortunadamente no se ratificó en los Mundiales, con actuaciones bastante discretas en México e Italia y ni siquiera clasificándose para USA 94.

Con apenas 21 años, Francescoli ya era la referencia su selección en el año 83, siendo nombrado mejor jugador del torneo y marcando en el partido de ida de la final en el Centenario un gol de falta. En la vuelta en Brasil los charrúas fueron capaces de mantener la ventaja y alzarse con un título que rompía 16 años de sequía.

Consejo Footballia: Disfrutar también del gol de Diogo. ¡Una maravilla!

Selección uruguaya de 1983

RACING PARIS  – PSG  (Liga francesa 1987 – 1988)

Tras su primera etapa en River Plate, Francescoli decidió probar suerte en el fútbol europeo. Había varios candidatos pero se decidió por el Racing de Paris, un conjunto venido a menos que buscaba recuperar la hegemonía de décadas anteriores gracias a una importante inversión económica. En tres años en la capital francesa, el Príncipe fue el máximo goleador de su club, e incluso en su primera temporada fue elegido el mejor extranjero de la Ligue 1.

El PSG, fundado en 1970, ya era considerado el equipo más importante de Paris, por lo que en este partido el Racing buscaba dar un golpe en la mesa para demostrar que todavía tenían argumentos para pelear contra sus nuevos vecinos. Un golito de mucha calidad de Francescoli ayudó a lograr esta victoria importante, más por el significado que por los puntos en juego. Al final de la temporada 87/88 el Racing quedó en una discreta séptima posición.

Consejo Footballia: No perderle la pista al número 8 del Racing de París, Luis Fernández, que más tarde sería entrenador del Athletic, el PSG o el Betis, entre otros.

Enzo Francescoli

OLYMPIQUE MARSELLA – CSKA SOFÍA (Cuartos de Final Copa de Europa 1989 – 1990)

Francescoli solo jugó una temporada en Marsella pero el recuerdo del Príncipe en la ciudad todavía perdura. El OM realizó un fútbol de gran nivel que le sirvió para lograr su segundo título de Ligue 1 consecutivo, además de alcanzar las semifinales de la Copa de Europa donde perdieron ante el Benfica. Papin, Tigana, Waddle o Deschamps eran algunos de los principales jugadores de esta plantilla que lograría dos títulos de Liga más antes de que se destapara el escándalo de la compra de partidos en el año 93.

El Olympique llegaba al partido de vuelta de los Cuartos de Final de la Copa de Europa tras haber ganado por la mínima en Bulgaria. El choque en el Velodrome se resolvió por la vía rápida en la primera parte con dos goles antes de la media hora de juego. Enfrente se encontraba parte de la generación de futbolistas búlgaros que harían historia alcanzando las semifinales en el Mundial 94: Stoichkov, Kostadinov o Ivanov entre otros.

Consejo Footballia: Una oportunidad única de ver a Papin defendiendo la portería del Marsella tras la lesión del guardameta Huard.

Cuartos de final de copa de europa con Enzo Francescoli

RIVER PLATE – AMÉRICA DE CALI (Vuelta de la Final de Copa Libertadores 1995 – 1996)

10 años después de encontrarse en el partido decisivo de la Libertadores, River y América volvían a repetir final. Para Francescoli era una oportunidad de resarcirse, ya que en 1986 fichó por el Racing de Paris y no pudo estar presente en el primer y último título continental de los Millonarios hasta ese momento. Tras cuatro años en la Liga italiana (Cagliari y Torino), el capitán volvió a su Monumental querido para consagrarse como el jugador más emblemático de la historia de River, como así se desprendió de una encuesta de la web del club en 2008. A esta esperada Libertadores se le unieron además cuatro torneos nacionales en cuatro temporadas.

Aterrizaba América de Cali en Buenos Aires con un gol de ventaja tras el partido de ida. Sin embargo, en el Monumental todos esperaban una remontada, que comenzó desde la salida al césped, que quedó repleto de papelitos blancos tras una espectacular bienvenida. Un River que contaba con varios jóvenes que más tarde triunfarían en Europa: Crespo, Burrito Ortega, Almeyda, el Mono Burgos, Gallardo o Sorín. Por los colombianos Faustino Asprilla era la gran amenaza en la delantera. Un choque muy disputado en el que el acierto de Valdanito Crespo fue clave para que el título se quedara en la capital argentina y Francescoli pudiera llevar a sus vitrinas su primera y única Libertadores.

Consejo Footballia: El momento de la salida del túnel de vestuarios de River es increible. En el primer gol de Crespo a los pocos minutos es difícil saber cómo ve el balón porque el césped entero está lleno de papelitos.

Francescoli en River vs América

RIVER PLATE – BOCA JUNIORS (Liga argentina 1996 – 1997) 

Este partidazo del derbi más emblemático de Sudamérica se merece una crónica. Quizás no sea el choque más completo de Enzo Francescoli con la camiseta franjirroja, pero demuestra el espíritu de campeón de un equipo que estuvo contra las cuerdas durante más de 80 minutos y fue capaz de “echarle huevos”, como dijo tras el encuentro su entrenador Ramón Diaz, para lograr un empate impensable tras el desarrollo del partido.

Un Francescoli de 35 años tendría enfrente a un joven que acababa de obtener la mayoría de edad y que a la postre sería el mayor ídolo de los bosteros, un tal Juan Román Riquelme. Aparte de estos dos cracks hay varios nombres a tener en cuenta para los aficionados del fútbol español: Solari, Berizzo, Bonano o la Bruja Berti jugaban para los locales mientras que desde la Bombonera llegaban Latorre, Arruabarena o Rambert. Era apenas la fecha 6 del torneo Clausura de 1997 pero Boca aparecía en el Monumental con la imperiosa obligación de ganar tras un inicio dubitativo con tres pinchazos, incluyendo un serio correctivo por 4-0 en el campo de San Lorenzo.

partido de futbol boca vs san lorenzo

Sin embargo, desde el minuto 1 las sensaciones de Boca fueron inmejorables. Los visitantes controlaban el esférico con un gran Riquelme y salían a una velocidad que la descolocada defensa de River no era capaz de frenar. Así fueron llegando por propia inercia los goles de los xeneizes. En media hora Cedrés y el Manteca Martínez por partida doble dejaban un 0-3 casi definitivo en el marcador. Lo cierto es que en los dos primeros goles Bonano pudo hacer bastante más, pero lo compensó más tarde parando un penalti cometido por Berizzo que hubiera sentenciado el choque. El gol de la Bruja Berti antes del descanso daba esperanzas a los locales, pero la superioridad de los bosteros era tal que pocos confiaban en la remontada.

En la segunda parte todo se complicó más con la expulsión de Berizzo. El futuro central del Celta de Vigo tuvo una noche para olvidar y dejaba a su equipo en inferioridad en el peor momento posible. Latorre, Cedrés y el Manteca llegaban al área de Bonano con una gran facilidad, pero ahora sí, el guardameta Millonario salvó a los suyos y los mantuvo vivos en el partido. En una jugada, Francescoli hace una entrada para cortar un pase y el comentarista afirmó: “Si Enzo es el que tiene que ir al piso es que algo está fallando en River”. Una muestra más de la desesperación de los locales. Pero tras el chaparrón inicial, Francescoli empezó a combinar con Solari y la entrada de Villalba imprimió un nuevo ritmo a la delantera local. La expulsión del Manteca Martínez dejaba un 10 contra 10 y fue un impulso definitivo para la reacción de River Plate. Faltaban 15 minutos y los franjirrojos decidieron jugar a la ruleta rusa, o remontaban o salían goleados. Y la apuesta no pudo salirles mejor. Rambert tuvo en sus botas la sentencia, pero la máxima de que el que perdona lo paga se cumplió en el Monumental. Villalba y un heróico Ayala (el paraguayo) en el minuto 87 lograron el empate imposible. Boca acabó pidiendo la hora y los Millonarios tuvieron muy cerca el cuarto gol que hubiera sido histórico.