El fútbol de clubes de la Alemania del Este no se puede entender sin el Berliner Dynamo. Este equipo de la capital fundado en 1953 fue el símbolo de la Stasi durante años, especialmente desde finales de los 70 donde lograron 10 títulos de Liga consecutivos, muchos de ellos con polémica debido a las presuntas ayudas arbitrales. El oficial de la Stasi Erich Meikel decidió que la policía política de la DDR necesitaba un equipo de fútbol de referencia y obligó a los principales jugadores del resto de clubes del país a mudarse a Berlín y fichar por el Dynamo. Para ser justos también es cierto que su cantera también fue bastante prolífica, con jóvenes que acabaron haciéndose un hueco en el primer equipo como Ernst, Rudwaleit o Terletzki, el jugador con más partidos en la historia del club.

La década prodigiosa concluyó en 1989 con la victoria liguera del Dynamo de Dresden, que anticipaba el fin de una era pocos meses antes de la caída del muro de Berlín. Sin embargo, aquella década de los 80 sirvió para que el conjunto vino tinto fuera un habitual en las primeras rondas de la Copa de Europa. Los cuartos de final en las temporadas 79/80 y 83/84 fueron sus mayores logros, siendo eliminado respectivamente ante el Nottingham Forest, campeón del título aquel año y la Roma de los brasileños Falcao y Cerezo, que acabaría perdiendo la final contra el Liverpool. Los partidos de ambas eliminatorias se pueden revivir en Footballia: La victoria por la mínima de los alemanes en el City Ground de Nottingham que no sirvió para pasar a la siguiente ronda y por otro lado, el doble duelo contra la Roma que quedó marcado por la goleada en el partido de ida en el Olímpico.

Berliner Dynamo – St. Etienne (Copa de Europa 1981 – 1982)

Para todos aquellos que conozcan la capital alemana y hayan visitado Mauerpark, el Dynamo juega actualmente sus partidos de la Regionalliga en el estadio que linda con este bonito parque. Parece mentira que varias décadas atrás algunos de los mejores jugadores del continente visitaran este Friedrich-Ludwig-Jahn-Sportpark para disputar el mayor torneo de Europa. Entre ellos Michel Platini, que viajó con el St. Etienne en la fase previa de la temporada 1981/1982. Los franceses llegaban a Berlín como los vigentes campeones de la Ligue 1 y tras el empate a uno de la ida todo quedaba abierto para lograr el pase a los octavos de final.

La grabación es muy interesante porque no hay comentaristas, así que se puede disfrutar durante los 90 minutos del sonido ambiente de una afición que no para de cantar ni un segundo. El Berliner Dynamo era la base de la selección de Alemania del Este, como se comprueba al ver que 8 jugadores del equipo titular disputaron al menos un encuentro con la DDR de los que se pueden disfrutar en Footballia. La pólvora del conjunto alemán la componían  Netz y Riediger, los dos máximos goleadores de la historia del club, que junto al veterano Terletzki formaban la columna vertebral del Dynamo. Enfrente, Platini lideraba a un equipo que contaba con varios jugadores internacionales como López, Battiston, Larios o el holandés Rep.

Los locales, apoyados por un público incansable, comenzaron el encuentro presionando arriba a sus rivales. Un fuera de juego en el borde del área y un intento de chilena fueron las primeras advertencias de los alemanes ante un serio conjunto francés. Poco a poco el St. Etienne se fue acercando a la portería de Rudwaleit que tuvo que emplearse a fondo con varios ataques peligrosos. Un balón que rozó el poste confirmaba que los franceses estaban más cerca del gol en aquel momento. Sin embargo, el fútbol no responde a la lógica y en un arranque de los alemanes tras un despeje interceptado, el delantero Netz no se lo pensó dos veces y marcó el primero para los suyos. Los casi 30.000 espectadores del Friedrich-Ludwig-Jahn-Sportpark lo celebraron con gran euforia, llegándose poco después al final de los primeros 45 minutos.

La segunda parte prometía emociones fuertes y el St. Etienne sabía que tenía que arriesgar. Platini guiaba las ofensivas de los suyos y un remate de Nielsen dejaba claro que los verdes no se rendían. Lo que no esperaban era la expulsión del joven Millot. En la grabación no se aprecia qué hizo pero el colegiado, decidido, no se lo pensó dos veces y dejó a los franceses con 10. Tuvo que ser algo muy claro, ya que en Europa no creemos que la Stasi tuviera demasiada influencia en los árbitros… Incluso con un jugador menos el campeón galo siguió intentándolo. Un pase entre líneas de Platini acabó en fuera de juego por centímetros ante un equipo alemán que esperaba agazapado atrás la oportunidad de sentenciar. Y ésta llegó a 5 minutos del final, una contra muy bien llevada acabó con el disparo cruzado de Riediger que acabó por decidir el partido.

El 2-0 definitivo servía a los alemanes para pasar a la siguiente ronda donde les esperaba el Aston Villa. El conjunto inglés fue superior en la eliminatoria y a postre lograría su primera y única Copa de Europa en aquella histórica temporada 81/82 para los de Birmingham.

*** Aunque no sea un partido de grato recuerdo para el Berliner Dynamo nos gustaría recomendar también su encuentro ante el Werder Bremen que supuso el principio del fin para los de la DDR en la Copa de Europa. Tras vencer por 3-0 en su estadio, los berlineses viajaron al otro lado del muro convencidos de mantener la ventaja. Sin embargo, un partido perfecto de los verdes sirvió para endosar una manita a los capitalinos en un partido que sería el último de su historia en competiciones europeas. ¡Un final de ciclo de lo más cruel!

(Visited 4 times, 1 visits today)