Charlton: Un accidente y tres prórrogas

No Comments

Balón de Oro en 1966 y mejor jugador inglés de todos los tiempos, Sir Bobby Charlton es una auténtica leyenda del fútbol británico y del Manchester United, teniendo hasta una tribuna con su nombre en el “Teatro de los Sueños”. La carrera del genio de Ashington no se puede entender sin el accidente de avión en 1958 que cambió la historia de los Diablos Rojos para siempre. El equipo inglés volvía de disputar los cuartos de final de la Copa de Europa en Belgrado, logrando un 3-3 que les daba el pase a la siguiente ronda, donde los de Manchester iban ya lanzados a por el título continental. Una parada técnica en el aeropuerto de Munich truncó todos los sueños de los Busby Babes tras un fatídico accidente que acabó con la vida de 23 personas, entre ellas 8 jugadores de la primera plantilla.

La estrella Bobby Charlton y el entrenador Matt Busby fueron los símbolos de la resurrección de un club que 10 años más tarde alcanzaría la gloria obteniendo en Wembley su primera Copa de Europa. Dos antes antes, también en la “Casa del Fútbol”, la selección inglesa liderada por el propio Charlton hacía historia ganando como anfitrión su primer y único Mundial. Una carrera deportiva de sonrisas y lágrimas que nos regala una moraleja de superación y esperanza, esencial para la vida.

ASTON VILLA – MANCHESTER UNITED (Final FA Cup 1957)

Una oportunidad única para disfrutar durante 90 minutos de los Busby Babes, un equipo nacido de la cantera del United que tenía todos los mimbres para ser uno de los mejores de Europa pero que se encontró con la desgracia aquel 6 de febrero de 1958. Del 11 inicial de esta final, solo 2 jugadores (Charlton y Foulkes) volvieron a jugar al máximo nivel. Berry, Blanchflower y Wood sobrevivieron pero nunca retomaron sus carreras deportivas, mientras que el resto de los titulares perdieron la vida en Munich. 60 años después de la tragedia nos gustaría que este artículo sirviera de homenaje a Byrne (el capitán), Edwards, Taylor, Colman, Whelan y Pegg. Por supuesto también a Jones y Bent, que aunque no jugaron este choque también eran parte esencial de la plantilla.

El partido se resolvió con dos destellos de McParland, que demostró ser el más listo dentro del área, mientras que los de Manchester solo pudieron maquillar el marcador con una parábola imposible de Taylor. El Aston Villa acababa así con 37 años de sequía y lograba la que hasta día de hoy es su última FA Cup. Tuvieron que esperar hasta los años 80 para conseguir los mejores triunfos de su historia, con la liga 80-81 y la Copa de Europa del año siguiente ante el Bayern de Munich. (Ver en Footballia)

Apenas un año después de este partido y con un equipo en estado de shock y totalmente reconvertido tras la tragedia, el Manchester United tuvo el coraje de alcanzar una nueva final de la FA Cup. Especialmente meritorio fue el partido contra el Sheffield Wednesday, 13 días después del accidente. El “Teatro de los Sueños”, bautizado de esta manera por el propio Charlton, asistió a una hazaña única que continuaría en las siguientes rondas hasta alcanzar la final contra el Bolton Wanderers (Ver en Footballia). Este bonito y épico cuento escrito por la plantilla del United no tuvo final feliz y el Bolton levantó la Copa tras un doblete de Lofthouse.

Consejo Footballia: En este 60 aniversario del accidente de Munich os recomendamos ver la película United, donde narran la historia de los Diablos Rojos durante aquel trágico 1958.

MANCHESTER UNITED – LEICESTER CITY (Final FA Cup 1963)

Desde el accidente de Munich, el club continuaba en un período de adaptación. Nuevos jugadores fueron llegando a Old Trafford y formando una nueva columna vertebral que alcanzara el nivel de los Busby Babes. El escocés Denis Law llegó esta temporada 62/63 y desde el comienzo se convirtió en uno de los jugadores más importantes del club. Junto a Charlton y el galés George Best formaron la United Trinity, una tripleta mítica en la historia del Manchester en la que cada uno de ellos acabaría logrando un Balón de Oro (Law 1964, Charlton 1966 y Best 1968).

La FA Cup del año 63 supuso el primer título para los de Busby desde el siniestro. El también escocés Herd fue el héroe del partido con dos goles y una asistencia. Tras haber jugado varias temporadas en el Arsenal se mudó al norte del país para completar la delantera de los Devils y en esta final realizó uno de sus mejores partidos con la camiseta Red.

Consejo Footballia: No perderse el poderío físico de Herd en el primer gol. Roba, se adentra en el área y cede el balón a Denis Law para abrir el marcador.

INGLATERRA – ALEMANIA (Final Mundial 1966)

En el Mundial 1966 Inglaterra, la anfitriona, llegaba a la final de su torneo tras jugar toda la competición a gran nivel, especialmente en una peleada semifinal contra la Portugal de Eusebio, donde Charlton logró el doblete de la victoria. (ver en Footballia). Enfrente les esperaba la siempre rocosa selección alemana que no quería dejar escapar aquella oportunidad de lograr su segundo título tras el mágico Milagro de Berna en 1954. En esta selección ya destacaba un jovencísimo Beckenbauer de apenas 20 años.
El estadio de Wembley se vistió con sus mejores galas, contando con la presencia de una joven Reina Isabel en las gradas, y asistió a un encuentro trepidante en el que hubo muchas alternativas para ambos equipos. A poco de comenzar un error tremendo de la defensa inglesa con un mal despeje ponía el 1-0 para los alemanes. El comentarista inglés advertía: “He visto cuatro finales de Copa del Mundo y en todas el equipo que marca primero acaba perdiendo”. Poco tardaron en lograr la igualada los británicos con un tanto de Hurst. En ese momento Charlton dejó la banda izquierda y se vino al medio para controlar el centro del campo de los suyos. Llegaron varias ocasiones claras para los ingleses, pero el cancerbero alemán Tilkowski estuvo muy serio, especialmente en un remate de cabeza que sacó in extremis. Los jugadores de la Mannschaft no se arrugaban y también probaron los reflejos de Banks, que respondió  a la perfección.
El segundo tiempo comenzó con una Alemania muy seria que buscaba controlar el centro del campo, pero el verdadero kaiser fue el inglés Moore, capaz de contener las acometidas teutonas, dejando la creación de juego a Charlton. A falta de 10 minutos, los alemanes devolvieron el fallo defensivo y un Peters totalmente solo lograba el 2-1. Todo el estadio se unió para cantar el “God save the queen” mientras Banks empezaba a perder tiempo. Los ingleses solo esperaban que pasaran los minutos, pero esa fórmula no suele funcionar contra una Alemania que tiene más vidas que un gato. En el último instante Weber ponía el definitivo 2-2 que llevaba el choque a una prórroga en la que todo podía pasar.
Y llegó el minuto 101, uno de los momentos más polémicos de la historia de los Mundiales, con dos nombres propios, Geoffrey Hurst y Tofiq Bakhramov. El delantero inglés realizó un gran disparo que dio en el larguero y botó en la línea. Los jugadores británicos alzaron los brazos celebrando el tanto y el colegiado Dienst que no tiene muy claro qué pitar, decide consultar con su línea. El asistente soviético Bakhramov, tras varias dudas decide conceder el gol que a la postre significaría la victoria y el único título mundial que poseen los “pross”. Años más tarde, Bakhramov declaró en una entrevista: “No vi entrar la pelota, pero Dienst descargó sobre mi espalda toda la responsabilidad. ¿Qué podía hacer yo?”. Gracias a ese gol, aquel linier nacido en Bakú, Azerbayán, se convirtió en un ídolo en su país, dando nombre al antiguo estadio nacional de Bakú, y siendo homenajeado con una estatua en su honor que fue inaugurada por el propio Geoffrey Hurst, un hombre que debe mucho a la figura de Tofiq.
Con los alemanes ya rendidos, Hurst marcó un nuevo gol a la contra, logrando un hattrick histórico y convirtiéndose en un mito de la hinchada inglesa. Los inventores del fútbol alcanzaban por primera vez la gloria a  nivel mundial tras varios sinsabores en las décadas anteriores con derrotas tan sonrojantes como el 1-0 contra Estados Unidos en el Mundial 50 o la famosa goleada contra Hungría, la cual se puede disfrutar en Footballia.

MANCHESTER UNITED – BENFICA (Final Copa Europa 1968)

El Manchester United llegaba a la final de la Copa de Europa tras un partido espectacular en semifinales contra el Real Madrid. (Ver en Footballia). Los blancos con Gento, Amancio, Pirri, Zoco o Sanchis en su alineación tenían que remontar el 1-0 de Old Trafford en su estadio. El 3-1 en el descanso dejaba a los españoles muy cerca de una nueva final, pero los goles de Sadler y el superviviente de Munich, Foulkes, metían al United en la primera final europea de su historia. Enfrente esperaba el Benfica del gran Eusebio.

Los portugueses llegaban a la final con la pesada losa de la maldición de Bela Guttman. Tras lograr dos Copas de Europa en 1961 y 1962 ante Barcelona y Real Madrid, respectivamente y cuando parecía que el equipo era invencible, llegaron unas desavenencias económicas entre el club y el entrenador Guttman. Éste abandonó el club, dejando a su salida una profecía: “Este equipo nunca más ganará una final europea”. En 1968 se enfrentaban a su tercera final tras la maldición y esperaban cambiar el destino. Enfrente el Manchester, con la United Trinity en plena forma buscaba cerrar el círculo para hacer eternos a Foulkes, Charlton y Busby, los supervivientes de Munich que estarían presentes en aquel día histórico en Wembley.

La celebración de Charlton cuando marca el primer gol del encuentro no tiene desperdicio. En ella se resumen todos los fantasmas de una década con una desgracia sobre los hombros. Sin embargo, los portugueses eran duros de roer y a pocos minutos para el final lograron el empate con el que se llegaría al final de los 90 minutos. Una nueva prórroga en Wembley iba a decidir el destino de Charlton… Y como en 1966 la suerte cayó de su lado. Un golazo de pura clase de Best y otro de Kidd ponían un 3-1 en el marcador casi definitivo. Pero todavía faltaba lo mejor. Con los lisboetas ya rendidos, Charlton anotó un nuevo tanto que confirmaba la victoria de los ingleses. Matt Busby lograba 10 años después el sueño que tenía guardado para los Busby Babes y que tras muchos sufrimiento pudo cumplir de la mano de la United Trinity.

Consejo Footballia: Disfruta de las semifinales contra el Real Madrid. Un partido espectacular, en el que poder ver de cerca al Madrid Ye-ye.

ALEMANIA – INGLATERRA (Cuartos de final Mundial 1970)

Tras una primera fase bastante discreta, los ingleses se colaron en cuartos de final donde les esperaba Alemania. En los tres primeros encuentros, dos victorias por la mínima y una derrota ante la Brasil de Pelé también por 1-0 dejaban muchas dudas en la expedición británica. Sin embargo, el partido prometía: En un lado el actual campeón, que contaba con los principales jugadores que ganaron la copa Jules Rimet en Wembley: Charlton, Hurst, Moore… Enfrente una combinación de veteranos de la final del 66 que buscaban revancha junto a una nueva hornada de jóvenes promesas como Müller o Vogts.

Al comienzo de la segunda parte los ingleses marcaban el 0-2 dejando la eliminatoria muy difícil para los alemanes. Pero ya se sabe que nunca hay que dar a los teutones por muertos. Liderados por un gran Beckenbauer consiguieron igualar el partido a pocos minutos del final con un remate imposible de Seeler, dejando muy tocados a los actuales campeones. En la prórroga, el oportunismo de Müller fue suficiente para dejar fuera de combate a los ingleses. Por primera vez en un tiempo extra salía cruz para Charlton. Los alemanes alcanzaban la siguiente ronda y en semifinales disputarían uno de los mejores partidos de los Mundiales, pero ésto ya es otra historia…

Consejo Footballia: Te quedarás boquiabierto con el remate de cabeza de Seeler. Un escorzo imposible de atrapar para el guardameta Bonetti.

 

 

More from our blog

See all posts